Joyería a la Cera Perdida 02/12/2019 – Publicado en: Artículos – Etiquetas: , , ,

Para realizar nuestras joyas utilizamos principalmente dos técnicas. Una es trabajar las piezas directamente en metal y la otra es la joyería a la Cera Perdida. Hoy procederemos a explicaros en que consiste esta última técnica

Imagen de pieza realizada a la Cera Perdida

La Joyería a la Cera Perdida se trata de un proceso totalmente artesanal con el que puedes realizar piezas únicas. Es una de las técnicas más antiguas que se conocen para hacer joyería y nació como alternativa ante la dificultad de trabajar algunos tipos de metal.

Para realizar esta técnica se precisa fundamentalmente de cera. La Cera es la que utilizaremos para realizar el prototipo.

El proceso

Para la realización de una joya utilizando la técnica de la joyería a la cera perdida lo primero que hay que hacer es hacer el diseño de la pieza. Una vez hecho el diseño se pasa a realizar la pieza en Cera.

Hay una gran cantidad de tipos de cera (cera en bloque, cera rosa, cera roja, hilos de cera…). Sobre los tipos de cera, su uso y las técnicas de cada una, os hablaremos más adelante en otro artículo.

Para la realización de la pieza nos ayudamos de distintas herramientas. La Cera permite hacer creaciones a todo detalle y lo máximo de precisas. Y se obtiene un acabado excelente.

Una vez tenemos el prototipo en cera viene el proceso de fundición. Para hacer éste proceso existen empresas especializadas que hacen este trabajo. Con la Fundición pasamos el prototipo de cera al metal. La forma de hacerlo es recubrir la pieza con yeso o material refractario y una vez endurecido llevarlo al horno para que se derrite la cera, la cual sale por unos orificios creados al efecto. Por estos mismos orificios se inyecta el metal fundido, que adopta la forma exacta al modelo, con la máxima precisión. Para obtener la pieza es preciso destruir el molde de yeso.

Es por este motivo que se llama joyería a la Cera Perdida, ya que el molde de Cera se funde. Las piezas a la Cera Perdida son únicas ya que no queda molde. Ahora bien, una vez la pieza está en metal se puede realizar un contramolde, normalmente de caucho, el cual permite reproducir todas las piezas que quieras de la joya.

Una vez tenemos la pieza en metal toca pulirla, abrillantrla y efectuar los acabados precisos.

La mayoría de nuestras Colecciones han sido creadas con ésta técncia. Os invitamos a descubrirlas!