Como limpiar la plata 26/11/2018 – Publicado en: Artículos – Etiquetas: , , , ,

Tres métodos caseros para limpiar la plata:

 

Cuando compramos una joya de plata lo hacemos porque nos gusta por distintos motivos. Algunos de ellos son su color, el hecho que brille y de que da un aspecto de limpio. Cuando compramos una joya de plata siempre debería estar de lo más reluciente, que es tal y como nos gusta.

Todo y esto, es sabido por todos que la plata al poco tiempo se vuelve oscura y pierde su brillo. Esto pasa por varios motivos: el roce con la piel, el contacto con el aire y la exposición al sol son los tres motivos principales.

Cada persona tiene un ph distinto en la piel. Éste es el causante de que la plata se oscurezca. Así cada persona oscurecerá las joyas en tiempos distintos. Hay personas a las cuales casi no se les oscurecen las joyas de plata y otras que enseguida tienen las joyas ennegrecidas.

Pero todo esto tiene fáciles remedios caseros y así recuperar el color y brillo de tus joyas de plata.

Remedios caseros:

  1. Sal y aluminio: Coger un recipiente pequeño y llenarlo con agua caliente. A continuación añadirle una cucharada de sal y remover hasta que esta quede disuelta. Colocar en el fondo del recipiente unas tiras de papel de aluminio. Pasados unos minutos retirarlas y pasarlas por agua fría del grifo. Después secarlas con un paño seco y: Buala! Joya reluciente.
  2. Pastilla efervescente anti ácido: Llenar de agua caliente un recipiente. Luego añadir una o dos pastillas efervescentes anti ácido (de las que añadimos cuando nos duele el estómago). Introducir las joyas y esperar 20 minutos. Al retirarlas solo hay que pasarles agua fría del grifo y secarlas con un paño.
  3. Bicarbonato sódico y detergente para platos: Este es nuestro método preferido. En un momento tus joyas brillaran como el primer día. En un recipiente o plata añadir una cantidad importante de bicarbonato (con un puñadito basta). Añadirle un poco de detergente para platos y unas gotas de agua. Mezclarlo bien con un cepillo de dientes hasta que quede una pasta. Ahora solo tenéis que frotar el cepillo sobre la joya y en seguida os quedará reluciente. Pasar la joya por agua fría y secarla con un trapo. Repetir el proceso hasta que quede brillante. Podéis utilizar este mismo método para las cadenas de plata.

Así pues ya no tenéis escusa para compraros joyas de plata y lucirlas como el primer día.